¡¡¡Bienvenido a mi página de viajes, espero que disfrutes en ella!!! Puedes visitar el resto de mis blogs que seguro te gustarán. ¡¡¡Muchas gracias por tu visita y vuelve pronto!!!

viernes, 4 de octubre de 2013

El Llovedor y el Castillo de Castellote

En la localidad turolense de Castellote, encontramos dos interesantes lugares que merece la pena visitar; uno es el castillo templario, recién reformado, y otro la ermita del Llovedor de Castellote.ç

Día de la visita 29 de marzo de 2013

El Llovedor

Cruce para el Llovedor
La Ermita del Llovedor de Castellote se encuentra en la ladera del monte que encuentra antes de llegar al túnel carretero que nos lleva a Castellote. Partiendo de Mas de las Matas por la carretera A-226 en dirección al Maestrazgo, pasamos la localidad de Abenfigo, que dejamos a la izquierda, y continuamos hasta llegar al cruce de Molinos y Cuevas de Cañart. Tomamos el desvío y nos metemos por el primer cruce a la izquierda  hasta una explanada donde aparcamos el coche.

Vista de la Ermita del LLovedor
Ahora cogemos el camino, pasamos un monolito y seguimos hasta la Ermita y a la pared donde se filtra el agua que es el llamado “Llovedor”. Hay zonas preparadas para comer con mesas y bancos de obra, así como una zona habilitada para barbacoa. La historia de la Ermita es la siguiente:

Camino de acceso al Llovedor

En 1405 Castellote estaba sufriendo una dura sequia por lo que once mozos del pueblo fueron en romería a la Ermita de la Balma en Zorita (Castellón) para pedir a la Virgen su intercesión para que lloviese. Como la gracia pedida a la Virgen de la Balma les fue concedida, los mozos de Castellote tomaron por tradición este peregrinaje anual. Así fue hasta que en una de sus romerías el obispo de Tortosa les negó el acceso al templo.

Ante esta situación, los castellotenses decidieron erigir una ermita cerca de su pueblo donde, según se cuenta, la Virgen se había aparecido antiguamente. La actual ermita es del siglo XVIII aunque la portada bien podría datar de una reforma posterior realizada en el siglo XIX.
La Ermita
A partir de la construcción de la ermita se instauró una romería, el 1 de mayo, que sólo hacían los hombres en recuerdo de aquellos primeros once mozos. La romería comienza de madrugada y finaliza al anochecer cuando los hombres vuelven con antorchas y se encuentran con las mujeres que portan velas. Tras hacer el saludo de las banderas entre ellos se celebra la misa en la iglesia de la Virgen del Agua, recordando a los cofrades muertos y nombrando a los nuevos cofrades.

El Llovedor
El Castillo

Acceso al pueblo al pasar el túnel
Túnel de Castellote
Desde el aparcamiento del Llovedor salimos en dirección a Castellote, volvemos al cruce y giramos a mano derecha y seguimos hasta llegar al túnel carretero, paso obligado para llegar a la localidad en coche. Aparcamos el coche y enseguida se ve el castillo situado sobre un escarpe rocoso que domina la población. Seguimos las indicaciones del camino que nos va llevando hasta él dando un cómodo paseo.

Camino y entrada al Castillo
Es un Castillo de origen templario al que se accedía por un puente levadizo y que ha estado ligado a innumerables enfrentamientos militares a lo largo de la historia. La torre del homenaje y la sala capitular son las partes mejor conservadas del castillo al que se le ha realizado una profunda reconstrucción, siendo uno de los lugares más visitados de la localidad turolense.

Vista del Castillo


Alfonso I el Batallador conquistó Castellote a los musulmanes en el siglo XII durante su campaña de expansión del reino de Aragón. El rey encargó la custodia de la plaza a un caballero llamado Español de Castellot, pero a la muerte del monarca los musulmanes la reconquistaron.


Entre 1168 y 1169, Alfonso II reconquistó Castellote y su castillo pasó a formar parte de la línea fronteriza con el Islam que estaba bajo el mando de Galindo Jiménez, señor de Belchite. Español de Castellot reclamó sus derechos históricos sobre la localidad y recuperó su propiedad, ya anciano, aunque renunció a ella a favor del rey manteniendo la tenencia.

En la parte superior
En 1188, Gascón, hijo de Español de Castellot, consigue del rey Alfonso II la autorización para entregar Castellote a la Orden del santo Redentor, pero en 1196, Castellote y su castillo pasan a formar parte de la Orden del Temple que se hizo con el control de la comarca.


La parte central
La villa vive bajo dominio templario su mayor fase de esplendor hasta que a principios del  siglo XIV, el Papa Clemente V decretó la extinción de la Orden del Temple acusándola de herejía. El rey Jaime II, bajo mandato papal, asedia en 1308 el castillo que finalmente y tras un largo asalto se rinde. En 1137 pasó a ser una bailía de la Orden de san Juan.

En 1837, Don Carlos, el pretendiente al trono de España a la muerte de su hermano el rey Fernando VII, ordena al general Cabrera la modernización y ampliación de la fortaleza que se convertiría en uno de los baluartes carlistas del Maestrazgo.

Bonita excursión
Parte central
En 1840, el general isabelino Espartero se presenta en Castellote al mando de 32 batallones reforzados con diecinueve cañones y obuses. El 23 de marzo comienza el ataque isabelino sobre las ermitas fortificadas de San Macario y San Cristóbal. Al día siguiente los carlistas se refugian en el castillo que es asediado y constantemente bombardeado hasta que van cediendo sus defensas. Los carlistas, que habían causado numerosas bajas entre las filas isabelinas, gracias a su posición dominante, se negaron a parlamentar con lo que el general Espartero ordenó el asalto al castillo que conquistó definitivamente el 23 de marzo. Tras la victoria sobre los carlistas, Espartero ordenó la desmantelación total del castillo.


La restauración del Castillo de Castellote fue realizada durante el 2011 por el Ayuntamiento con la colaboración de los Ministerios de Fomento y Cultura dentro de los Planes para la conservación del Patrimonio Arquitectónico e Histórico.

Cruce de caminos

Una vez visto el castillo bajamos hacia Castellote por el mismo camino. A mitad del descenso hay un cruce y que si lo tomamos a la izquierda llegamos hasta los restos de un Acueducto. Si lo tomamos a la derecha llegamos al pueblo.


Iglesia de San Miguel
Al llegar al final del camino del castillo continuamos rectos hasta llegar a la Plaza de la Iglesia donde se encuentra la Iglesia de San Miguel, edificio gótico del siglo XVI y que sufrió dos destrucciones: una en 1835 y otra en 1936 y cuyas posteriores restauraciones han desvirtuado completamente su interior. Sí que se ha conservado el rosetón sobre la portada, gracias a que en la restauración del siglo XIX se tapó con lo que se salvó de ser destruido en 1936.

El la Bodega tomando unas cervecitas bien merecidas
Seguimos callejeando por el pueblo y para celebrar que hemos terminado la visita nos acercamos a “La Bodega”  una tienda singular ubicada en el casco viejo, en la calle Losado,  muy cerca de la Plaza Virgen del Agua. El exterior mantiene su aspecto tradicional y pasa por ser un pequeño kiosco. Una vez dentro nos sorprende la variedad de productos que ofrece y el ambiente mezcla entre rústico y moderno. Al final de la tienda hay una barra de bar donde pedimos unas cervezas y nos las bajamos a tomar a la bodega donde pasamos un rato verdaderamente agradable.

Ubicación


2 comentarios:

  1. Nos alegra que hayais disfrutado de nuestro pueblo, (ah! por cierto nuestro gentilicio es "castellotano/a", no castellotense) Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la aclaración, tomo nota. Castellote es un lugar que nos gusta mucho y que visitamos con frecuencia ya que mi mujer es de Mas de las Matas. Un saludo

    ResponderEliminar